Serie Profetas

Serie 3: Profetas

La Serie Profetas incluye 21 lecciones enfocadas en el estudio devocional de las historias relatadas en los libros proféticos del Antiguo Testamento, abordadas a través de preguntas inductivas y con aplicación a la vida cristiana. Haz clic en los Manuales para más información:

Introducción a los Libros Proféticos

La Serie PROFETAS incluye historias protagonizadas por los profetas del Antiguo Testamento y están relacionadas con el cautiverio babilónico, una de las peores y más tristes épocas del pueblo hebreo. Algunos profetas vivieron y profetizaron antes, otros durante y otros después del exilio en Babilonia.

A lo largo de las lecciones e historias que estudiaremos vamos a ver de primera mano 1) cómo el pueblo de Dios constantemente se alejaba de Dios a causa del pecado y la idolatría, por eso 2) Dios enviaba a diferentes profetas para confrontar a las personas con su pecado y llamarlas al arrepentimiento, y 3) cómo la persistencia en el pecado acarrea juicio, mientras que el arrepentimiento sincero atrae nuevamente el perdón y el favor de Dios, ya sea sobre un individuo o toda una nación.

Importancia de los Libros Proféticos

La Biblia da mucha importancia a la profecía. De los 66 libros que hay en toda la Biblia, 17 son libros proféticos: 16 están en el Antiguo Testamento y 1 en el Nuevo Testamento (Apocalipsis). Aún en los libros que no son considerados proféticos o escritos por profetas, la profecía está presente, como por ejemplo en los salmos, en los libros históricos, en el pentateuco, en los evangelios y en las cartas de los apóstoles. Podemos decir con seguridad que toda la Biblia está atravesada por la profecía.

Profetas escritores y profetas orales

En la historia bíblica se distinguen los “profetas escritores” de los “profetas orales”. Los primero son aquellos que además de su predicación pública y oral, dejaron por escrito los mensajes recibidos de Dios. Los segundos son aquellos cuyo ministerio no ha quedado escrito, por ejemplo los profetas Elías, Eliseo, Natán, Gad, entre otros.

Ahora, los “profetas escritores” están divididos en dos grupos; los profetas mayores y los profetas menores. Esta división no tiene que ver con que unos fuesen más importantes que otros, o por la calidad de sus profecías, sino que está dada por la extensión de sus escritos. Los más extensos se conocen como “mayores”, que son: Isaías, Jeremías y Ezequiel. Los libros o escritos más breves son los profetas menores, los cuales son: Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías.

Rol de los profetas en el Antiguo Testamento

Los profetas del Antiguo Testamento 1) proclamaban, explicaban y aplicaban la Ley de Dios ya revelada por medio de Moisés, 2) predecían acontecimientos futuros, ya sea juicios o bendiciones, y 3) vigilaban sobre los gobernantes y sobre el pueblo a fin de que la Palabra de Dios ya revelada fuese obedecida. Los profetas eran (y son) personas llamadas por Dios, sobre quienes reposaba el Espíritu Santo, para transmitir su revelación y dar a conocer su voluntad para con el hombre. En otras palabras: Eran portavoces de Dios. Mientras que el sacerdote o el levita recibía su oficio por herencia, los profetas eran escogidos y llamados por Dios (1 Reyes 19:19-20, Amós 7:14-15, Jeremías 1:5, Ez. 1:1; 2:2-3). Precisamente esta falta de llamamiento distingue a un profeta verdadero de uno falso.

La profecía en tiempos actuales

¡Cuánta necesidad tenemos hoy en día de un ministerio así! Personas que tomen como base de su predicación y servicio la Palabra de Dios, que sepan explicarla y aplicarla en las diferentes circunstancias, que insten a los creyentes a confiar únicamente en Dios y obedecer Su Palabra. 1 Corintios 14:3 nos enseña que la función de los profetas y de la profecía en el Nuevo Testamento es la edificación, exhortación y consolación de la iglesia. Algunos aspectos son similares a los del Antiguo Testamento pero otros no lo son. ¡Que el Señor nos hable a través de su Palabra!

La Serie Profetas de Historias Bíblicas para la Vida Cristiana tiene como propósito ayudar a la Iglesia a comprender el ministerio profético bíblico, profundizando en los libros proféticos del Antiguo Testamento a partir de las historias relatadas en ellos, extrayendo enseñanzas y aplicándolas a la vida cristiana. Por otro lado servirá de orientación a quienes Dios llame a ejercer el ministerio profético en este tiempo.


Video presentación del Manual

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?